deCruceros Atención telefónica deCruceros.com 0-800-777-0800 deCruceros.com N°1 en Ventas
Buscá tu CRUCERO
  • Cruceros al Caribe

Informaciones Útiles

Dentro de las diferentes opciones que nos ofrece el mundo de los viajes, lo que antaño era un lujo sólo para algunos privilegiados se está transformando en una posibilidad muy interesante para el público en general, que, según las tendencias observadas, inclina sus preferencias hacia los cruceros

Datos de los cruceros

El peso de los cruceros en toneladas va desde las 3.500 hasta 225.000.

La velocidad de la mayoría de estos barcos de cruceros oscila entre los 19 y 25 nudos.

Sus capacidades en número de pasajeros se sitúan entre los 90 a más de 5.400 personas.

Reservas

Se recomienda realizar las reservas con suficiente anticipación para tener mayores posibilidades de elegir barco, itinerario y mejor ubicación del camarote.

Antigüedad del barco

Conviene informarse si el barco tiene más de 10 años y si ha sido remodelado.

Cómo elegir camarote

En los barcos construidos en los últimos 10 años los camarotes son de parecidas dimensiones y decoración, con excepción de los camarotes de lujo, individuales o especiales para minusválidos. Las diferencias de precios se basan en las categorías: interior (sin ventana), y exterior -o vista al mar- (con ventana), y en su ubicación en cubiertas inferiores o superiores, más cercanas al centro o en los extremos (proa y popa). Todos los camarotes se encuentran generalmente por encima de la línea de flotación.

En los cruceros de última generación se ha dado especial valoración a un mayor confort en los camarotes, y una marcada tendencia a un mayor número de estos con vista al mar, siendo gran parte con balcón, denominados exteriores de lujo. También ha aumentado el número de suites, y entre éstas se han establecido diferencias de tamaño y ubicación, siempre en función de mayor comodidad y confort para los pasajeros.

En los barcos de mayor antigüedad los conceptos de dimensión y espacio son diferentes.

Por lo general el crucerista pasa la mayor parte de su viaje en las zonas de entretenimiento y aire libre del barco, utilizando el camarote solamente para dormir o descansar, y prepararse para las diferentes actividades programadas. Por estas razones no se considera de vital importancia que éste sea interior o exterior, más allá de la preferencia por la luz natural durante el día.

Es conveniente elegir un camarote lo más cercano posible al centro del barco para neutralizar los movimientos normales de la navegación y, en los cruceros más antiguos, alejado de las zonas de posibles ruidos, como salones de fiestas, discoteca, sala de máquinas y ascensores. La sala de máquinas se encuentra ubicada en la popa del barco en la cubierta inferior.

Con respecto a la capacidad, un camarote puede alojar a dos personas. En la mayoría de los barcos hay también camarotes para tres y cuatro personas. Para cinco pasajeros hay muy pocas compañías que disponen esta capacidad en sus barcos, por lo cual, en caso de necesitarlos, se recomienda hacer la reserva con la mayor anticipación posible.

Para pasajeros con problemas de movilidad o necesidades especiales existen camarotes adecuados, pero dependiendo de cada barco, por lo cual se aconseja procurarse información previamente.

La elección de la compañía naviera

Para el crucerista de habla hispana es preferible elegir una compañía española, o con mentalidad y ambiente español o latino. Por eso es conveniente tener en cuenta: el idioma oficial del barco y/o de otros que se utilicen; la nacionalidad de los oficiales y la tripulación, y del personal de servicio, así como de los animadores, tanto infantiles como de actividades para adultos. Los espectáculos en general son musicales y visuales, por lo cual no existe una barrera idiomática que dificulte la posibilidad de disfrutarlos. Con respecto a las comidas, es bueno conocer el estilo de la cocina de la compañía elegida así como su nivel de prestigio. En caso de necesitar un régimen especial de comidas es conveniente hacerlo saber en el momento de la contratación del crucero, o con la mayor anticipación posible en caso de que la necesidad surja posteriormente.

Independientemente de lo mencionado existen barcos que por sus características, recorrido, prestigio de la compañía, alto nivel en sus servicios, etc., hacen igualmente que un crucero de vacaciones sea un viaje de placer inolvidable, aunque su ambiente no sea enteramente español o latino. Viajar con personas de todas partes del mundo es enriquecedor, y el especial ambiente del crucero facilita el contacto y la socialización.

Normas y consejos

Estacionamiento en el puerto:

La mayoría de los puertos cuentan con un estacionamiento para largas estadías. Quienes deseen llegar hasta su crucero en su propio automóvil podrán pre-reservar este servicio en el momento de hacer la contratación, aunque el pago del mismo deberá hacerse en el lugar, incluso hay que tener en cuenta que en algunos puertos solo se acepta el pago en efectivo.

Documentación para embarcar:

Los documentos de viaje son enviados por correo o e-mail una semana antes de la fecha de salida del crucero (Salvo en casos de venta de último minuto). Dependiendo de los puertos que se visiten, será necesario el pasaporte o DNI en vigencia.

Seguro:

Es aconsejable realizar el crucero con un seguro. En algunas compañías está incluido en el precio brindando una cobertura básica, con la posibilidad de ampliarla. También es bueno tenerlo para el caso de cancelación (por motivos justificados), para que cubra la devolución de los importes abonados sin penalizaciones.

Vacunación:

Solamente se piden vacunaciones especiales en los cruceros por el Océano Índico, en especial contra la fiebre amarilla. Se recomienda igualmente hacer una consulta específica con anticipación.

Documentación a bordo:

Junto con la información impresa y folletería que se le entrega al pasajero al embarcar, normalmente se incluye una tarjeta magnética, que sirve para pagar las consumiciones (bebidas), las extras (lavandería, peluquería) y las compras en las tiendas de a bordo. Al finalizar el crucero podrán abonarse todos estos gastos, incluyendo las propinas, con las tarjetas de crédito más habituales o en efectivo en las monedas que se acepten, dólares, euros, etc.

Propinas:

Es una costumbre impuesta y aceptada dar una propina al personal de cabinas y restaurante al finalizar el viaje. La cantidad, orientativamente, puede decirse que es de alrededor de los 10 dólares por pasajero y por día de crucero.

Excursiones:

Son optativas y se programan y abonan a bordo.

Equipaje:

No existen cargos por exceso de equipaje (dentro de términos razonables) al embarcarse en un crucero, solamente el que marcan las compañías aéreas, en el caso de utilizar algún avión. En la documentación para el viaje se incluyen varias etiquetas, que deberán completarse con los datos requeridos y adherirse a cada una de las maletas. Se recomienda escribir con letras mayúsculas de imprenta para facilitar la lectura. Al embarcar, personal del crucero se ocupará de llevar el equipaje al camarote, lugar donde éste deberá permanecer.

Compras a bordo:

Todos los barcos de cruceros cuentan con varias tiendas libres de impuestos. Los bares también tienen esta característica, aunque por lo general se suele cargar una propina entre un 10% y un 15%, igualmente los precios son razonablemente interesantes.

Animales:

En los cruceros no se admite ningún tipo de animales.

Vestimenta:

Casual e informal, dependiendo de la estación y la temperatura. Para la vida a bordo se recomienda ropa deportiva liviana, calzado cómodo y traje de baño.

Es tradicional que haya una o dos veladas de gala en cada crucero, para lo cual se aconseja vestido de cóctel para las señoras y traje para los caballeros (algunas compañías destacan la necesidad de que sea oscuro).

Para las excursiones, ropa liviana y cómoda, lo mismo que el calzado, recomendando para las visitas a determinados santuarios o lugares religiosos, hombros cubiertos y pantalón largo.

Se aconseja a las señoras, para transitar por las cubiertas exteriores, el calzado con taco bajo para no resbalar.

Horarios de las comidas:

La mayoría de los barcos de crucero tienen dos horarios de servicios para las comidas, según la región y la época del año. Es recomendable tenerlo en cuenta en el momento de la reserva. Como ejemplo orientativo pueden darse los siguientes horarios: Almuerzo, primer turno a las 12:00; segundo turno a las 13:30. Cena, primer turno 18:15, y segundo turno 20:30.

Actividades a bordo:

Diariamente se edita un programa de actividades en varios idiomas, uno de cuyos ejemplares recibirá el pasajero en su camarote. Su contenido incluye: las actividades diarias (concursos, bailes, cursos de aeróbic, juegos); programa de espectáculos y exhibición de películas, con horario y lugar; horarios de comidas; promociones y ofertas en las diferentes tiendas; horarios de los servicios a bordo (estética, peluquería, gimnasio, salas de deportes); excursiones del día y tarifas.

Asistencia médica:

Todos los barcos cuentan con un centro médico atendido por uno o más profesionales titulados y personal de enfermería. En caso de ser utilizado, este servicio es facturado separadamente, por lo que se aconseja contar con un seguro médico apropiado. Las medicinas contra el mareo, en general, se proporcionan gratuitamente.

Señoras embarazadas:

A las mujeres embarazadas se les permite viajar sólo hasta la 28º semana de gestación, siempre que cuenten con un certificado médico que indique que pueden hacerlo.

Servicios para familias:

Numerosas instalaciones del barco están dedicadas a los niños y a los adolescentes, desde los 3 hasta los 17 años. Hay cunas disponibles para los bebés, pero teniendo en cuenta que su instalación reduce el espacio del camarote. También puede contratarse para el cuidado de niños (desde los seis meses de edad) el servicio de canguros, por una suma módica.

Fumadores y no fumadores:

Los sectores para fumadores y no fumadores están claramente señaladas en todos los barcos. En los restaurantes y las salas de espectáculos no se permite fumar. Se puede fumar puros o en pipa en las cubiertas exteriores y en las salas dedicadas especialmente. En los camarotes no existen restricciones al respecto.

Objetos de valor:

Pueden depositarse en la caja fuerte existente en el camarote o, en caso contrario, en el despacho del comisario de a bordo.

Comunicaciones y servicio postal:

Se dispone de teléfono, fax e Internet que permitirá al pasajero ponerse en contacto con cualquier lugar del mundo, aunque al ser las comunicaciones vía satélite el costo es elevado. También el pasajero podrá recibir y enviar correspondencia.

Oficina de cambio:

Es una oficina de cambio de moneda a bordo, aunque para cantidades importantes es aconsejable realizar el cambio en bancos o cajas, ya que resultará más ventajoso.

Acontecimientos especiales:

Si durante la travesía se celebra algún acontecimiento familiar, aniversario, cumpleaños, etc., se aconseja comunicarlo al director del crucero, ya que normalmente existen atenciones especiales.

Normas de seguridad

En octubre de 1997 entraron en vigor las normas internacionales en materia de prevención de incendios y de salvamento. Éstas obligan a las compañías navieras a instalar en sus barcos sistemas de alarmas, detectores contra incendios, etc. Posteriormente, en marzo de 2001 se adoptaron nuevos estándares para los chalecos salvavidas, estableciendo que deben llevarse en el barco un chaleco por cada niño embarcado, uno por cada adulto y además incrementar el número total para adultos en un 30% a un 50%.

Se aconseja al pasajero que, una vez instalado en su camarote, ubique su chaleco salvavidas y lea las consignas de seguridad e instrucciones de urgencia, que se asegure que su chaleco esté en buen estado y que se lo pruebe. Si viaja con niños deberá verificar que la talla sea correcta para ellos y, a modo de juego, enseñarles a utilizarlos.

En caso de padecer alguna enfermedad o impedimento, será muy útil comunicárselo a la tripulación, para que en caso de urgencia puedan asistirle o rescatarle con prioridad. Dentro de las 24 horas posteriores al embarque se invitará al pasaje a participar de una reunión de información acerca de las medidas de seguridad vigentes a bordo. En la misma se enseñará a utilizar el chaleco salvavidas, podrán hacerse todas las preguntas que se considere necesario y manifestar todas las dudas que pudieran surgir. Serán unos cuantos minutos de atención que pueden llegar a ser muy útiles para preservar vidas, considerándolo un acto preventivo sin ningún ánimo de dramatización.

 

 

  • Asistencia al Viajero Universal Assistance
  • Bienvenidos a la Comunidad.decruceros